Regulaciones de la OMI ayudará a la recuperación

Asia- Costa Este de Sudamérica

Panamá, 29 de noviembre de 2022. El crecimiento limitado en el suministro de barcos, impulsado por las nuevas regulaciones ambientales de la Organización Marítima Internacional (OMI) que entra a regir el próximo año, ayudará a que el mercado de transporte de carga se recupere a mediano y largo plazo, según S & P Global Market Intelligence.

“Las tarifas de flete pueden volver al nivel anterior a la pandemia en 2023 con la ausencia de congestión y una situación económica más débil. Sin embargo, el crecimiento limitado de la oferta activa impulsado por las regulaciones, que conducirá a la demolición de embarcaciones y la reducción de la velocidad, puede ayudar al mercado a recuperarse a partir de 2024”, dijo Daejin Lee, analista líder de envíos de S&P Global Market Intelligence.

El año pasado (2021) fue el nivel más alto de contratos de nueva construcción desde el 2015 impulsados principalmente por los portacontenedores, pero se mantuvieron por debajo del período de auge de la construcción naval durante la década de 2000.

Sin embargo, los nuevos contratos de construcción este año estuvieron limitados debido a los altos precios y la limitada capacidad de los patios en los patios de primer nivel, mientras que muchos propietarios tomaron las opciones de los contratos existentes por precios mucho más bajos, según el análisis de S&P.

Si bien se espera que la fuerte inversión en nuevas construcciones de contenedores agregue presión del lado de la oferta en el corto plazo, los nuevos contratos nuevos son limitados en otros sectores, incluidos los graneleros y petroleros.

Cabe recordar que a partir de 2023, entra a regir el Índice de Eficiencia de Barcos Existentes (EEXI), requisito de diseño técnico para los barcos existentes, por lo que el analista de S & P espera que se reduzca la velocidad máxima y operativa.

Alternativamente, la regulación del Indicador de intensidad de carbono (CII) de la OMI, que se evaluará anualmente con límites de emisión más estrictos, comenzará a reducir la velocidad de navegación a partir de 2024 y el impacto puede volverse significativo en las actividades de chatarra a partir de 2025 con un perfil de edad favorable.

La cuestión de la calificación CII incentivaría una mayor demora para reducir el tiempo de inactividad y evitar un mayor riesgo alcista en la congestión en los próximos años, según el análisis de S&P. Si bien una caída significativa en las tarifas de flete con altos precios del combustible ya ha reducido la velocidad de navegación, EEXI-EPL evitará la posible recuperación de la velocidad.

“Dado que el 95 % de los buques en servicio todavía utilizan combustibles fósiles convencionales, con la regulación CII de la OMI, muchos buques terminarán desguazados antes de la vida útil histórica normal de los buques, lo que respaldará el mercado de carga a mediano y largo plazo”, agregó Lee.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar